El canto del gallo

Fernando Villarroel, vecino de Cangas de Onís, es un asturiano famoso a su pesar. El propietario de un establecimiento de turismo rural le denunció por exceso de ruido. Los ‘kikirikis’ de sus gallos a 72,4 decibelios, puntuales con el sol, molestaban a los huéspedes.

Eutanasia, un debate inaplazable

Ramón Sampedro nos dejó una pregunta que continúa sin respuesta. ¿Por qué no pueden ayudarme a morir si es lo que deseo? En los años noventa del siglo pasado, este tetrapléjico gallego se hizo famoso por defender ante las cámaras de televisión su derecho a una muerte digna. Había intentado que los tribunales le consintieran poner fin a una vida que solo le permitía sufrir. «Soy una cabeza atada a un cuerpo muerto»,