La política, de Antroxu

Los políticos asturianos andan para pocas fiestas, pero ninguno se librará de su particular antroxu. El carnaval les ha pillado a contrapelo, obligados a quitarse la careta y retratarse si quieren aparecer en el cartel electoral. Empeñados unos en adelantar la cuaresma de los líderes salientes, dispuestos otros a sumarse a cualquier carnavalada