Vivir del humo

Cristina Narbona defiende la liquidación de las térmicas con tan bondadosas promesas que debe resultarle difícil entender que el Gobierno asturiano aún no haya comparecido en pleno para darle las gracias por sacarle de su obcecado rechazo al cierre de la central de Lada.

Un paseo por las Cuencas

Iberdrola ha solicitado al Gobierno el cierre de la térmica de Lada. Después de casi treinta años de debate sobre la construcción de una línea de alta tensión para evacuar la energía que producía, la central cerrará antes de que se instale la primera torre. La empresa ha lanzado su órdago al Ejecutivo poco después de que el ministro de Energía, Álvaro Nadal, manifestase su intención de buscar apoyos políticos para regular por ley el cierre de las centrales eléctricas.

Los rescoldos de la indiferencia

Aún no ha terminado el año y en Asturias han ardido más de 26.000 hectáreas de monte, la mayor extensión en casi veinte años. Hasta octubre, los bomberos asturianos sofocaron 1.635 incendios forestales, más del doble que en 2016. Aunque no es el número de fuegos lo más preocupante, sino el espectacular incremento de la superficie quemada, que cada dos o tres años se dispara con un patrón tan reiterado que resulta casi predecible.

La ‘cumbre de Oviedo’

La ‘cumbre de Oviedo’ auspiciada por los Premios Princesa de Asturias quedará en la historia de lo mucho que por desgracia está por venir. Ojalá hubiera sido innecesaria, pero la contumacia del separatismo catalán nos impidió celebrar la fiesta en paz. Sí fue la ceremonia que España necesitaba. La fotografía del Rey con el presidente del Gobierno y los tres principales líderes de la Unión Europea quiso reflejar la respuesta de la unidad de los demócratas frente al riesgo de un nacionalismo que, [Leer más]